Momento: Definición, Música del Momento, Canciones del Momento

Momento musical es una pieza corta, originaria del romanticismo, compuesta generalmente con forma de Lied A-B-A. Su estilo no es concreto, y suele adoptar formas muy diversas.

Los seis momentos musicales son una colección de piezas breves para piano compuestas por Franz Schubert. Los movimientos son los siguientes:

  • Moderatto en Do mayor

  • Andantino en La bemol mayor

  • Allegro moderato en Fa menor

  • Moderatto en Do sostenido menor

  • Allegro vivace en Fa menor

  • Allegretto en La bemol mayor

Estas seis obras fueron compuestas durante los últimos cinco años de vida del compositor. Juntos, combinan el sonido de los períodos barroco y clásico, y también el nuevo idioma del período romántico.

Música del Momento

Los Momentos musicales D 780 Op. 94 se encuentran entre las obras más populares y difundidas de Franz Schubert. Se trata de una colección de seis piezas breves para piano solista compuestas entre 1823 y 1827, el año de la muerte del músico a los 31 años, más centrado en lo lírico o en lo intuitivo que en lo meramente formal; por eso, tanto las pequeñas obras pianísticas como el quinteto son buenos ejemplos de su obra de cámara.

En lo que se refire a su música para piano es necesario hacer una clara diferenciación entre la música compuesta para el propio deleite del compositor, obra que casi nunca fue editada durante su vida por cuanto los editores de Schubert la consideran excesivamente difícil de interpretar, y la música sencilla de tocar que el músico compuso con la única finalidad de verla publicada. En cualquier caso la calidad de la música es indiscutible por cuanto Schubert era capaz de escribir música de soberbia factura con menor dificultad técnica.

El mejor ejemplo de ello es el tercer y sexto movimiento de estos Momentos Musicales D 780, no sólo publicados como hojas de almanaque, sino que fueron compuestos con esta finalidad, aunque la calidad de las obras esté muy por encima de dicho formato. Es algo similar a lo que sucede con sus series de valses, ländler y escocesas Ocho Laendler en Si bemol mayor D 378, las Ocho escocesas D 529, las Doce Allemandes D 420 o las dos recopilaciones de Valses sentimentales D 779 y Valses nobles D 969, que inspirarían años más tarde los célebres Valses nobles y sentimentales de Maurice Ravel.

Los Momentos musicales D 780 Op. 94 se divien entres movimientos: Moderato en do mayor, Andantino en la bemol mayor, Allegro moderato en fa menor, Moderato en do sostenido menor, Allegro vivace en fa menor y Allegretto en la bemol mayor.

SOBRE LA MÚSICA

Es tan solo un hecho que toda clase de música popular es basura mortalmente pecaminosa hecha por el Demonio, con la única razón de arrastrar sus almas a un fuego eterno en el infierno. Habrá incontables sugerencias impuras hacia el pecado junto con un rechazo de cualquier clase de moralidad y decencia. Las música popular alaba el pecado y, a veces, habla en contra de Dios y la moralidad. En resumen, contiene los mismos errores y pecados que tienen los medios mundanos de comunicación, como son: vestimenta inmodesta, adulterio, blasfemia, lenguaje soez y maldiciones, avaricia, fornicación, maquillaje, vanidad, glotonería, magia, ocultismo, aceptación de religiones falsas, el hacer ídolos de los humanos mortales, etc... y muchas veces son aún peores. Hoy en día es difícil encontrar canciones populares que no alaban la idolatría y la adoración del hombre y es más difícil aún encontrar canciones populares que no alaban o adoran como norma el pecado y la mundanalidad. Pero todavía peor son los vídeos de música. Una persona no puede escuchar estas canciones sin cometer un grave pecado, pero cuánto más entonces peca una persona cuando ve estos vídeos pecaminosos de música con mujeres / hombres medio desnudos que adoran el pecado y lo oculto por medio de actos y ejemplos? Esto es, lastimosamente, lo que muchos de sus hijos ven diariamente en la TV ¡que ustedes les han dado! Deben de rechazar completamente esta música maligna y no aceptar que la misma se escuche en su casa.

No toda la música es mala o pecaminosa, ustedes, por ejemplo, pueden escuchar música religiosa, música instrumental, música clásica u otra música que está en línea con la decencia y la moral. Pero el mayor bien es, claro está, no escuchar música para nada. El renunciar a la propia voluntad de uno es siempre el mayor bien.

La mejor música que uno puede escuchar es, claro está, la música religiosa, ya que atrae sus mentes y sus corazones hacia Nuestro Señor Jesucristo, hacia María, hacia la alegría del Cielo, etc.

La mejor música, después de la anterior, que uno puede escuchar es la música clásica y la música instrumental en las cuales no está involucrado el canto, porque esto no les afectará sus mentes hacia cosas mundanas, como siempre lo hacen las canciones mundanas.

La peor clase de música que uno puede escuchar es la música que canta sobre temas mundanos. Una persona que escucha demasiada música debería evitar escuchar canciones mundanas, de lo contrario ella o él será atraído hacia estas cosas y asuntos mundanos sobre los cuales se canta. Es también muy necesario probarse a sí mismo si uno es adicto a la música de cualquier manera que sea, aún a la música totalmente aceptable. Esto se hace fácilmente con solo pasar unos cuantos días sin música para que puedan ver si algunos de los síntomas de retiro los afectan. Todas las adicciones a cosas mundanas son malas y afectan el alma de manera dañina. Solo porque no ven o comprenden el efecto no significa que no esté sucediendo. Una haraganería espiritual y la depresión, entre otras cosas, son atributos comunes de una adicción a los medios de comunicación o a la música.

Los efectos de la clase de música equivocada y de las canciones seculares son muy peligrosos. Existen numerosas citas del mundo secular que pueden traerse a colación para demostrar este punto.

“La música representa directamente las pasiones de los estados del alma – mansedumbre, enojo, valor, templanza... si uno escucha la clase de música equivocada se volverá en la clase equivocada de persona...” (Cita de Aristóteles)

El especialista en cerebros, Dr. Richard Pellegrino, declaró que la música tiene el misterioso poder de “... disparar una inundación de emociones e imágenes humanos que tienen la habilidad de producir instantáneamente cambios muy poderosos en los estados emocionales.” Continuó diciendo: “Créanlo de un hombre que estudia cerebros. En los 25 años que tengo de trabajar con el cerebro, todavía no puedo afectar el estado mental de una persona como lo puede hacer una sencilla canción.”

El Dr. Allan Bloom está muy correcto cuando asevera que “la música popular tiene únicamente un encanto, un encanto barbárico, al deseo sexual... pero un deseo sexual no desarrollado y sin tutoría... la música popular le da a los niños, en una bandeja de plata, con toda la autoridad pública de la industria del entretenimiento, todo lo que sus padres siempre les decían que tenían que esperar hacer hasta que crecieran... Los jóvenes saben que el rock y la música popular tiene el ritmo de las relaciones sexuales... Nunca hubo una forma de arte tan dirigida exclusivamente a los niños... (¡Todo católico debería comprender que la masturbación es un claro pecado mortal!) Las palabras implícita y explícitamente describen los actos corporales que satisfacen el deseo sexual y los tratan como su única culminación natural y rutinaria para los niños que todavía no tienen ni la más leve imaginación del matrimonio ni de la familia.” (Dr. Allan Bloom, El Cierre de la Mente Americana, pp. 73-74).

Dr. Allan Bloom: “Hoy en día, una gran proporción de jóvenes entre las edades de 10 y 20 años viven para la música. Es su pasión; nada los excita como lo hace la música; no pueden tomar nada en serio ajeno a la música. Cuando están en el colegio y con sus familias, ansían conectarse nuevamente a su música. Nada de lo que los rodea – colegio, familia, iglesia – tiene que ver con su mundo musical. En el mejor de los casos esa vida ordinaria es neutral, pero casi siempre es un impedimento, drenado de vital...”

El Dr. Paul King, director medico del programa para adolescentes en el Hospital Charter Lakeside en Memphis, TN, dice que más del 80% de sus pacientes adolescentes está allí debido a la música rock. Dice el Dr. King “la lírica se vuelve una filosofía de la vida, una religión.”

El permitir que ustedes o sus hijos tengan cualquier clase de música como rock, pop, rap, tecno, trance o cualquier clase de música que sea remotamente similar a esto es mortalmente pecaminoso y realmente idiota, cuando se presentan estos hechos. Billones de almas se queman ahora, mientras hablamos, en el fuego extremo del infierno, ¡ya que rehusan dejar de escuchar música mala y pecaminosa! Sus hijos les sacarán sus corazones durante toda la eternidad en el infierno debido al odio violento que les tendrán, ya que pudieron haberles impedido su pecado, pero rehusaron hacerlo.

www.Santificacion.Info
¡DVDs, Libros y Artículos Gratis!
FREE DVDs & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDs & VIDEOS FOR FREE!