Bibliografía: ¿Qué es una Bibliografía? Como Hacer una Bibliografía, Definición

La bibliografía es la descripción y el conocimiento de libros. Se trata de la ciencia encargada del estudio de referencia de los textos. La bibliografía incluye, por lo tanto, el catálogo de los escritos que pertenecen a una materia determinada.

Un escritor puede referirse a la bibliografía para hacer referencia a algún documento que utilizó como fuente en su tarea de redacción o para citar contenidos que, si bien no utilizó en su trabajo, pueden complementar y enriquecer sus escritos al ampliar la información que estos presentan.


En el primer caso, podemos hablar de bibliografía enumerativa o textual. Esta bibliografía supone un sistema de signos en relación con los textos. En cambio, la bibliografía analítica, sociológica o histórica hace hincapié en la interpretación de conceptos.

La bibliografía puede ofrecer una visión general de todas las publicaciones sobre un cierto tema o pertenecientes a una misma categoría. Existe, por lo tanto, la bibliografía que reúne todas las obras publicadas por un mismo autor, la bibliografía que incluye las publicaciones editadas en un país o la bibliografía que se centra en un periodo temporal, por ejemplo.

Los escritores, en especial los que se dedican a temas científicos o pertenecientes al campo de la no ficción, deben manejar los criterios de las referencias bibliográficas para citar las fuentes que usen en sus trabajos. Por lo general, estas referencias aparecen al pie de página o al final del libro y permiten que el lector acceda a la fuente original citada por el autor y contraste los datos.


¿Qué es una Bibliografía?

Bibliografía deriva del vocablo griego biblion (libro) y graphein (escribir) , y puede entenderse como dos cosas distintas. Por un lado remite a la ciencia o arte relacionado con la investigación, identificación, descripción análisis y clasificación de documentos ; por otro lado se entiende como los listados que se preparan para la identificación de determinada fuente bibliográfica.

Existen diversos tipos de Bibliografía, todas se enfocan hacía el mismo objeto de investigación, que es el libro o documento impreso o no (discos, cintas, película, etc...).

La bibliografía se divide en:

Bibliografía analítica:

Describe los documentos como objetos físicos, es decir como unidades bibliográficas, y a su vez se divide en:

  • Descriptiva: Este tipo de bibliografía se encarga de conocer a fondo las técnicas y materiales utilizados en la edición de determinado material, y de cotejar los diferentes documentos y es capaz de establecer el valor o la importancia de una entidad bibliográfica, con el fin esencial de identificar la copia ideal y todas sus variantes.

  • Histórica: Estudia el origen del libro, primeras impresiones, etc, además trata de dar un panorama del desarrollo histórico del documento.

  • Textual: Es la aplicación de los principios de la bibliografía analítica para la corrección e interpretación de un texto. Por ejemplo: diferentes traducciones hasta dar con la que se asemeja más a la obra original.


Bibliografía Enumerativa o Sistemática:

Su objetivo es reunir información sobre libros individuales u otros materiales gráficos dentro de un arreglo lógico y útil, y no son vistos como objetos físicos sino como entidades intelectuales.

Se divide en:

  • Bibliografía de autor: Lista de obras por y sobre un autor, obras, artículo, trabajos que traten de él directamente, escritos por él, escritos presumiblemente por él y toda la crítica que sobre su producción literaria exista.

  • Catálogos bibliográficos: Incluyen registros bibliográficos que representan la colección de una o más bibliotecas.

  • Bibliografía de bibliografías: Es una bibliografía que enlista bibliografías.

  • Bibliografía selectiva: Lista de los libros más conspicuos sobre determinado tema.

  • Bibliografía nacional: Acerca de todo lo que se ha escrito en y acerca de una determinada nación.

  • Bibliografía temática: Lista de obras que se enfocan a un tema específico, se incluyen índices y servicios de resúmenes.

  • Bibliografía del comercio editorial: Son los catálogos realizados por las casas editoriales o comercio editorial, son de gran utilidad en la selección y adquisición de materiales en las bibliotecas.

  • Guías a la literatura: Listados que incluyen notas extensas y didácticas de las fuentes sobre un tema determinad, sus fines son introducir al lector a un tema determinado sobre el cuál tiene cierto conocimiento.

  • Bibliografía universal: Conjunto de registros bibliográficos en el cuál no existe limitación alguna en cuanto a tema, etc., trata de incluir todos los materiales sin importar cómo sean, sobre quien sean o de donde o cuando provienen.

Independientemente de la vertiente en que se ubique, la bibliografía cuenta con tres funciones principales:

  • Identificar y verificar.

  • Localizar.

  • Seleccionar.

La bibliografía es una herramienta esencial para el análisis del o los documentos, y así por medio de esta proporcionar información a todo aquel que lo requiera.

Todo los tipos de bibliografía se enfocan a diferentes características del libro. Algunas lo analizan desde una perspectiva física, de contenido, histórico, etc. Pero siempre dan a conocer una parte del documento analizado.

La bibliografía se encarga de la información contenida en los documentos; “La bibliografía es una herramienta básica para los bibliotecarios” (GASKELL, Philips. Nueva introducción a la bibliografía material. Introducción. pp. 2). Ya que pone al alcance de todos la información requerida.

Las técnicas de la bibliografía ayudan al bibliotecario a tener un panorama general de las obras y su análisis para poder ofrecer una mejor difusión y ayudar al usuario a obtener información acerca de un determinado tema poniendo así a su alcance todo tipo de documentos con la información precisa.


“Los bibliógrafos no solo tienen que ser capaces de pensar con lógica y de juzgar críticamente, sino que además deben conocer la historia del libro” (GASKELL, Philips. Op. cit. pp. 2). Ya que es básica para saber como están compuestos los tipos, como se encuadernaban, etc.; el saber el nombre de los primeros autores, las primeras obras impresas.

La bibliografía para un bibliotecario, es básica, ya que en ella se basa todo el conocimiento de las obras, ya sean colecciones de libros raros o no, pero debe ser mas que una simple lista de obras catalogadas que sirven a los usuarios para su búsquedas, y para el bibliotecario una buena fuente de consulta.

La bibliografía introduce tanto al bibliotecario como al usuario en un mar de obras con el propósito de hallar una adecuada para sus necesidades.

El bibliotecario tiene un papel fundamental ya que este no solo debe dedicarse a saber conservar, catalogar y clasificar las obras de una determinada biblioteca sino lo que se espera del bibliotecario es que posea conocimientos que lo lleven a poder evaluar y criticar todo tipo de obras, que tenga un criterio propio y no el impuesto por los catálogos, debe poder decidir que tipo de obras son las que le convienen a los usuarios de la biblioteca donde elabora, porque tiene la responsabilidad de poner al alcance de sus usuarios obras de calidad, atendiendo sus diferentes intereses, ya que no solo sirve a estudiantes sino que también a investigadores; así como hay tipos de obras hay tipos de usuarios y cada uno de estos tiene en mente el tipo de obra que va a servirle.

El bibliotecario es guía de sus usuario y debe poder recomendar obras en determinadas ediciones para que la información que adquiera el usuario sea la mas conveniente y precisa.


La tarea de un bibliógrafo no solo es hacer compilaciones, sino que entran en el campo de la bibliotecología. “Hacia el fin del siglo XIX, la mayoría de los bibliógrafos se encargaron de compilar listas de obras publicadas y manuscritos. Con la llegada del siglo XX y de sus pioneros – Greg, Duff, Pollard, Mckerrow – se expandieron sus actividades a nuevas áreas” (HARMON, Robert B. Elements of bibliography: a simplified approach. Bibliography and bibliographers. N. J. : Scarecrow, 1981. Capítulo 3. pp. 20-29.). Ya que no sólo se dedicaban a compilar sino que el conocimiento adquirido por el ejercicio de la bibliografía podía llegar a ser aplicado en muchos campos de investigación. Ya que un bibliógrafo nunca deja de absorber nuevos conocimientos. Todos ellos revolucionaron las ideas que se tenían de la bibliografía.

El bibliotecólogo participa en el desarrollo de colecciones, por tanto este debe conocer a profundidad la colección de la que se encarga y saber, por medio de los catálogos con los que cuenta, cuáles son las obras que le hacen falta a la colección y cuáles son las que mas le conviene adquirir que aporten una riqueza intelectual a la colección.

Los bibliotecólogos están familiarizados con todo tipo de información bibliográfica así que también se les puede llamar bibliógrafos. Ya que no solo están consientes de la colección con la que cuenta la biblioteca sino que también deben ser capaces de prestar servicio de consulta a sus usuarios y de recomendarles obras.

Los vendedores de libros o comerciantes llegan a tener un conocimiento bibliográfico ya que pueden tener en su memoria cuales son las editoriales de libros, títulos de libros raros, etc.; a este tipo de personas les sirve de mucho la bibliografía descriptiva ya que con esta llegan a saber los detalles físicos de las obras.

El bibliógrafo se dedica en mayor parte a la búsqueda de la información, esto lo lleva a poner toda su energía en la recopilación de dichos datos. Un bibliógrafo debe tener una capacidad de observación detallada, ser preciso, detallista, tener una buena capacidad de memoria para guardar una gran cantidad de información y lo más esencial tener el conocimiento de dos o más lenguas para el entendimiento de todo tipo de material extranjero.


Actualmente el papel de la bibliografía es fundamental en la navegación y exploración del universo de la información.

Se trata de una herramienta que pone a disposición de un lector o usuario las distintas fuentes de información que existen sobre determinado tema, además de que a partir de técnicas y modelos específicos hace posible la identificación y clasificación de materiales documentales, con la finalidad de conducirnos a la copia ideal, a la manifestación más veraz de determinada entidad bibliográfica.

Como hacer una Bibliografía

Si en la escuela o trabajo te pidieron hacer una investigación con una bibliografía y no sabes cómo hacerla, no te preocupes, nosotras te ayudamos.

Lo primero que debes de hacer es ordenar a los autores de manera alfabética, comenzando por el apellido. Toda biografía inicia con el apellido del autor. Hay distintos métodos para realizar una bibliografía y todo depende del medio consultado. A continuación compartimos la estructura contigo de acuerdo a lo que necesitas:

Para un libro:

Apellidos, Inicial. (Fecha de publicación). Título (edición). Lugar de publicación: Editorial.

Revista:

Apellidos, Inicial. (Fecha de publicación). Título del artículo. Título de la revista, Volumen (Número), Páginas del artículo.

Periódico:

Apellidos, Inicial. (Año, día y mes de publicación). Título del artículo. Título del periódico, Páginas del artículo.

Películas, audio, tv:

Apellidos, Inicial. (Puesto Productor, Editor o Director). (Fecha). Título. Lugar: Distribuidor.

Internet

Apellidos, Inicial. (Fecha de publicación o escribe “sin fecha” si ya no está en línea). Título del artículo. Disponible en: www.xxxx.com en línea el xx de febrero de xxxx.


Principios básicos de descripción

Cuando se elabora una bibliografía se deben describir los documentos consultados redactando referencias bibliográficas. Se trata de facilitar el acceso futuro a los documentos originales haciendo constar los datos fundamentales de cada documento de manera sencilla pero normalizada.

Es del documento en sí mismo de donde sacaremos la información para hacer su descripción. Los datos que se obtienen del documento se escriben en la lengua del documento.

Cuando un documento no tenga autor, el primer elemento de la descripción será el título.

En los documentos que tengan hasta tres autores, daremos el nombre de los tres separados por punto y coma. Sin embargo, cuando son más de tres se acostumbra a dar el nombre del primer autor seguido de la abreviatura "et al.". En ningún caso utilizaremos expresiones del tipo "Autores varios", "AA VV", "Anónimo", etc.

La bibliografía se ordena alfabéticamente por el primer elemento de la referencia, sea el autor o el título.

A continuación se muestran varios ejemplos de citaciones según el formato del documento.

Libros

Esquema

Autor. Título en cursiva. Número de edición si no es la primera. Lugar: Editorial, año de edición. ISBN (opcional).

Ejemplos

  • Gombrich, E. H. Título. Madrid: Debate, 2000.

  • Jiménez Montoya, Pedro; García Meseguer, Álvaro; Morán Cabré, Francisco. Título. 14ª ed. Barcelona: Gustavo Gili, 2000.

  • Diccionari manual de la llengua catalana. 2ª ed. Barcelona: Enciclopèdia Catalana, 1998.

  • Corbella, Josep; et al. Título. Barcelona. Edicions 62, 2000.

  • Se añade la abreviatura (ed.) cuando el libro es una recopilación de contribuciones de diferentes autores bajo la responsabilidad de un editor literario. Ejemplo:

  • Doran, Michael (ed.). Título. Barcelona: Gustavo Gili, 1980.

Para los libros electrónicos:

Esquema

Autor. Título en cursiva [Tipo de documento]. Número de edición si no es la primera. Lugar: Editorial, año de edición. [Consulta: fecha de consulta]. Disponible en: <URL>

Ejemplos

  • Crow, R. Título [en línea]. Washington: Scholarly Publishing & Academic Resources Coalition, 2009. [Consulta: 20 septiembre 2009]. Disponible en: <URL>

  • Calderón de la Barca, P. Título [en línea]. Translated by Edward Fitzgerald. Proyecto Gutenberg, 2006. [Consulta: 20 agosto 2009]. Disponible en: http://www.gutenberg.org/files/...

Capítulos en libros

Esquema

Autor del capítulo. "Título del capítulo". En: Autor del libro. Título del libro en cursiva. Número de edición si no es la primera. Lugar: Editorial, año de edición, p. página inicial – página final.

Ejemplos

  • Kaiser-Schuster, Britta. "Título del capítulo". En: Jeannine Fiedler (ed.). Título del libro en cursiva. Köln: Könemann, 2000, p. 392-399.

En el caso de capítulos en libros electrónicos:

Esquema

Autor de la parte. “Título de la parte o capítulo”. En: Autor del libro. Título del documento principal en cursiva [en línea]. Edición si no es la primera. Lugar: Editorial, año, p. página inicial – página final. [Fecha de consulta]. Disponible en: <URL>

Ejemplos

  • Bendixen, G.E. “Título de la parte o capítulo”. En: Wiley Enciclopedia of Electrical and Electronics Engineering [en línea]. Hoboken (New Jersey): Wiley Interscience, 1999, p. 331-340. [Consulta: 11 octubre 2007]. Disponible en: <URL>

Artículos de revista

Esquema

Autor. "Título del artículo". Título de la revista en cursiva, volumen, número (año), p. página inicial - página final.

Ejemplos

  • Gerngross, Tillman U.; Slater, Steven C. "Plásticos de origen vegetal". Investigación y ciencia, nº 289 (2000), p. 4-9.

  • Goggin, Philip A. "Título del artículo". Design Studies, vol. 15, nº 4 (1994), p. 459-477.

Para los artículos de revista electrónica

Esquema

Autor. “Título del artículo”. Título de la revista [en línea], año, volumen (número), p. página inicial-página final. [Consulta: Fecha de consulta]. Número ISSN. Disponible en: <URL>

Ejemplos

  • Szymansky, S. “Magnetic Equivalence between Nuclei of Spin Greater than ½ in Presence of Relaxation”. Journal of Magnetic Resonance [en línea], 1997, 127(2), p. 199-205. [Consulta: 20 agosto 2009]. ISSN 1090-7807. Disponible en: <URL>

  • Benedicto Gracia, E. “Documentos acerca del funcionamiento del sistema de insaculación en la aljama judía de Huesca (siglo XV)”. Sefarad [en línea], 2006, 66(2), p. 309-344. [Consulta: 20 agosto 2009]. ISSN 1988-320X. Disponible en: <URL>

Sitios web

Esquema

Autor. Título en cursiva [en línea]. Lugar: Editor, fecha de edición. [Consulta: fecha de consulta]. Disponible en: <URL>

Ejemplos

  • Título en cursiva [en línea]. Los Angeles: J. Paul Getty Trust, 2000. [Consulta: 14 septiembre 2010]. Disponible en: <URL>

Páginas de sitios web:

Autor. Título en cursiva [en línea]. Lugar: Editor, fecha de edición. Designación o Título de la parte, numeración y/o localización en el documento principal. [Consulta: fecha de consulta]. Disponible en: <URL>

  • Unos tipos duros [en línea]. Tratado clásico de tipografía: 28 Medidas de la página. [Consulta: 15 septiembre 2011]. Disponible en: <URL>

Wikis

Esquema

Título en cursiva [Tipo de documento]. Lugar: edición, fecha de edición. [Consulta: fecha de consulta]. Disponible en: <URL>

Ejemplo

  • Wikipedia: the free encyclopedia [Wiki en Internet]. St. Petersburg (FL): Wikimedia Foundation, Inc. 2001. [Consulta 5 mayo 2007]. Disponible en: http://en.wikipedia.org/


Normas

Esquema

Número de referencia de la norma. Título en cursiva.

Ejemplo

  • UNE-EN ISO 717-1. Acústica. Evaluación del aislamiento acústico en los edificios y de los elementos de construcción. Parte 1: aislamiento a ruido aéreo.

Origen y evolución del concepto de Bibliografía

El término Bibliografía tuvo diferentes significados en la historia, entre ellos la parte de la ciencia del libro que elabora repertorios bibliográficos.

El concepto de Bibliografía ha adquirido diversas acepciones, utilizándose actualmente con varios criterios, para referirse a la ciencia que estudia los repertorios bibliográficos y a la técnica para elaborarlos, así como también para nombrar al producto de dicha elaboración, es decir, los repertorios.

Origen y etimología del vocablo Bibliografía

Etimológicamente, el término Bibliografía proviene del griego “biblio”, libro, y “grafía”, que significa escribir. Inicialmente se refirió a la escritura de libros a mano, e incluso a la descripción de los mismos, connotación que ha perdurado a través del tiempo.

Gloria Carrizo Sainero, profesora titular del Departamento de Biblioteconomía y Documentación de la Universidad Carlos III de Madrid, ubica en el siglo I la primera utilización del término, por parte del médico griego Dioscórides, autor del manual de farmacopea más difundido durante la Edad Media y el Renacimiento.


Utilización y evolución del término Bibliografía

La generalización del concepto se produciría recién hacia el siglo XVII, gracias al bibliotecario francés Gabriel Naudé, quien en 1633 tituló una lista de libros con el nombre de Bibliografía política. Desde entonces el término adquirió dicho significado. José Simón Díaz, bibliógrafo español y colaborador experto de la UNESCO, considera a esta equivalencia como la más difundida, la cual continúa detectándose incluso en la actualidad.

Hacia el siglo XVIII, conforme los criterios sobre el papel de la Bibliografía fueron evolucionando, la misma fue identificada con la ciencia de los manuscritos antiguos, del libro impreso y de los bibliógrafos. Una evidencia de ello lo constituyen distintos diccionarios de la época, en los cuales fue definida como el conocimiento e interpretación de los antiguos manuscritos.

Según Simón Díaz, el significado de la voz Bibliografía como equivalente al conocimiento de los manuscritos fue propio del concepto neoclásico fundado en la palabra griega “biblion”, la cual designaba el arte y oficio de los copistas. Sin embargo el progreso de la Paleografía y la Diplomática invalidó dicha perspectiva.

El siglo XIX consagró a la Bibliografía como ciencia del libro, extendida también a ciencia de las bibliotecas y ciencia de los repertorios. Esta concepción se asentó finalmente durante el siglo XX.

Ciencias afines: Bibliología, Biblioteconomía y Bibliotecnia

Durante el siglo XIX también se volvió necesaria la distinción entre la Bibliología y la Bibliografía, ciencia afín a esta última, la cual tiene como objetivo el estudio general del libro en sus aspectos tanto histórico como técnico, brindando conocimientos referidos a la historia del libro y su evolución, así como a la estructura y constitución del libro moderno.

Por otra parte, la Bibliografía se distingue también de otras ciencias afines como la Biblioteconomía y la Bibliotecnia. Simón Díaz las considera como antiguos dominios que ya no le pertenecen, encontrándose bien diferenciadas, siendo disciplinas independientes y colindantes.

La Biblioteconomía consiste en un conjunto de conocimientos, tanto teóricos como técnicos, referidos a la organización y a la administración de una biblioteca, tales como los sistemas de clasificación, las técnicas de catalogación, entre otros aspectos. La Bibliografía necesita de la Biblioteconomía, ya que el trabajo bibliográfico no sería posible sin conocimientos concretos sobre los establecimientos frecuentados en lo que respecta a su historia, fondos y organización.

La Bibliotecnia, por su parte, es la ciencia relativa a la materialidad del libro, es decir, a su fabricación o elaboración. De acuerdo con un criterio más estético, se remite al arte del libro. En su relación con la Bibliografía provee a ésta de conocimientos generales en torno al proceso de edición de un libro, lo cual resulta de utilidad para la formación y la actividad de los bibliógrafos.


Concepto de Bibliografía según las teorías tradicional y anglosajona

En lo que respecta al ámbito académico, distintas escuelas han optado por connotaciones del concepto de Bibliografía que difieren entre sí.

La teoría tradicional o Escuela de Europa Continental considera a la Bibliografía como ciencia de los repertorios, la cual se ocupa de recopilar, describir y ordenar los escritos. Entre los teóricos dentro de esta corriente se encuentran: el alemán Georg Schneider, la francesa Louise Nöelle Malclès , el italiano Attilio Mauro Caproni, y los españoles Simón Díaz, Agustín Millares Carlo y Justo García Morales.

La teoría anglosajona o Escuela Anglosajona entiende a la Bibliografía como la ciencia del libro, considerando aspectos históricos, descriptivos, analíticos, críticos y catalográficos de cada obra, y dejando a la Biblioteconomía el tratamiento técnico o clasificación. El teórico más destacado adhiriendo a esta perspectiva ha sido Theodore Besterman.

Hacia una definición actual de la Bibliografía

La mayor parte de los autores europeo-continentales aceptan la definición de Bibliografía provista por Malclès, quien considera que esta “ocupa un sector de la Bibliología o ciencia del libro y se propone buscar, identificar, descubrir y clasificar los documentos impresos, con el fin de constituir unos repertorios apropiados para facilitar el trabajo intelectual”.

Sin embargo, Carrizo Sainero plantea que esta definición debe ampliarse, entendiéndola como una parte de la ciencia de la información, dados los avances que han tenido lugar en el marco de la Sociedad de la Información. Por lo tanto, a la doble actividad de compilación y utilización de los repertorios será necesario añadir el depósito de datos, como es el caso de las bases de datos leídas por medio de un ordenador.

Así, Malclès limita a la Bibliografía al ámbito de los documentos impresos, lo cual resulta restrictivo en la actualidad. La definición del término debe avanzar hacia la inclusión de todo tipo de documentos, más allá de su soporte o de la forma en que sean accedidos.

www.Santificacion.Info
¡DVDs, Libros y Artículos Gratis!
FREE DVDs & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDs & VIDEOS FOR FREE!